Militar

Militar, si, militar. Algunos (la mayoría, de hecho) de los que me conocéis sabéis que hace años fuí militar profesional.

Esta entrada del blog está dedicada a mis compañeros de aquellos años y destinada a haceros llegar varias de las anécdotas por las que pasamos (tanto en mi caso personal como en el de otros compañeros), con el único fin de pasar un buen rato y reirnos un poco que nunca está de más.

La anécdota de hoy la llamaremos «la aparición mariana/el OVNI» y es una de mis favoritas de aquella época.

En un piso de alquiler en Ibiza, conviven varios militares. En aquella época, cuatro concretamente (el que más tarde terminaría siendo mi cuñado y artífice de la anécdota en cuestión, entre ellos).

El caso es que el piso casi siempre tenía alguna visita, que muchas veces se alargaba hasta bien entraa la noche e incluso llegaba a pasar la noche allí y, en una de estas veces, Benjamín decidió poner café…con lo que no contaba es con que terminaría saliendo todo el mundo a dar una vuelta y nadie se acordó de que la cafetera (modelo metálico de rosca…ya sabéis cual digo) se quedó puesta al fuego.

Horas después, ya de noche cerrada, uno de los compañeros de piso se levantó a por un poco de agua a la cocina y menudo susto se llevó al ver por el rabillo del ojo desde un salón completamente a oscuras, como algo brillaba al rojo vivo desde la penumbra de la cocina…habéis acertado…LA CAFETERA.

Desde aquel día, aquello quedó bautizado como «la aparición mariana/el OVNI» según quien lo cuente. Y la hornilla de la cocina y la cafetera jamás volvieron a ser las mismas.

No olvidéis que podéis seguir nuestra tienda en facebook y consultarnos cualquier duda o petición que tengáis, pinchando aquí mismo-> TRIGUETECH EN FACEBOOK

Anécdotas de rol

Como ya habréis notado los que nos sigáis en la página de facebook, soy aficionado a los juegos de rol, aunque casi siempre desde el lado del máster (es decir, como narrador de la partida, en lugar de jugador).

A lo largo de los años, la cantidad de locos con los que he jugado (y a los que adoro), me han dejado multitud de situaciones a cual más descabellada, sobre todo en mis primeras partidas, donde se aprovechaban que era un novato para hacer lo que les salía de las pelotas…todo ello sumado a que por lo general, los juegos que dirigía eran de tono desenfadado (Cazafantasmas, Fanhunter), pues blanco y en botella.

Os dejo alguna de las situaciones para que juzguéis vosotros mismos:

En una partida de Cazafantasmas, tras haber volado por los aires la casa de los que los habían contratado tirando un misil dentro (si, UN PUTO MISIL), descubren un pasadizo secreto que los lleva a una cueva oculta en el interior de los acantilados sobre los que estaba la casa. El grupo entero huye por el pasadizo antes de ser sepultados por la casa y descubren que hay un gran sarcófago de piedra.

En un sospechoso arranque de sentido común, todo el grupo decide no acercarse allí ni por todo el oro del mundo…¿todo el grupo? nooo. Allí estaba «Papitu» (alias del jugador), que se fué de cabeza a abrirlo.

Tras varios intentos mientras el resto del grupo buscaba por donde huir de la que preveían que se les venía encima, «Papitu» consigue abrir el sarcófago y descubre que dentro hay…un muerto (estuve tentado de decir que dentro había un bocata de chorizo nada más que por ver sus caras, que conste).

A la consabida pregunta de ¿qué haces ahora?, va el tío y me espeta sin inmutarse «le quito la ropa»…pero es que no contento con eso, después de quitársela le dió una charla coloquio sobre la vida y que en el fondo él era buena gente…a cuadros me dejó, en serio.